ESPACIO PREHISTORIA: ¿CÓMO LO SABEMOS? LA INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA

La metodología de la excavación arqueológica consiste en la documentación y retirada ordenada de todos los elementos que conforman un yacimiento arqueológico en el orden inverso en el que se ha depositado. Toda excavación arqueológica implica, sin embargo, la destrucción del yacimiento; por eso es muy importante seguir una cuidada documentación de todos los elementos, que deben ser numerados y situados de manera tridimensional.

Para recuperar los elementos menos visibles del registro, los de pequeñas dimensiones, se criba el sedimento que se extrae. Posteriormente, el sedimento restante se transporta al laboratorio, donde se volverá a cribar con agua pasando por varios cedazos con el objetivo de recuperar, con la ayuda de una lupa binocular, los restos de menor tamaño.

Los microvertebrados son de una relevancia especial ya que nos aportan información para la reconstrucción del medio natural y del clima del momento en que quedaron depositados.

En un primer momento la cueva funcionó como una trampa natural, donde los animales caían y morían.

 

 

En segundo lugar, animales carnívoros lo utilizaron como madriguera. Y, finalmente, los hombres y mujeres neandertales frecuentaron su entorno.

 

Actualmente la cueva se encuentra en una de las paredes de la cantera, sin explotación desde la década de los años sesenta del siglo pasado. La extracción de piedra seccionó verticalmente y destruyó gran parte de la cueva y su entrada, dejando al descubierto los restos arqueológicos que permitieron que en 2002 el Grupo de Investigación del Cuaternario de la Universidad de Barcelona en hiciera el descubrimiento.

Desde entonces hasta hoy se lleva a cabo en este yacimiento un proyecto científico de excavación y estudio arqueológico.

La cueva del Rinoceronte presenta una secuencia estratigráfica de unos once metros, con una superficie de seis metros cuadrados de extensión. Se ha diferenciado ocho niveles arqueológicos, que corresponden a diferentes momentos cronológicos.

Con la excavación se han descubierto numerosos restos arqueológicos que permiten estudiar y reconstruir cómo era el clima y el paisaje en la cuenca mediterránea hace entre 175.000 y 74.000 años.


Revisado: 02/02/2020

↑ subir
©
Ayuntamiento de Castelldefels
Plaza de la Iglesia, 1 - 08860 Castelldefels
Teléfono: 93 665 11 50